Google+

Domingo 26 de enero de 2014

Audi R18 e-tron quattro: preparado para Le Mans

Desde hace 15 años Audi luce su “Vorsprung durck Technik” en las 24 Horas de Le Mans. Con la última generación del R18 e-tron quattro la marca de los cuatro anillos continuará desplegando sus innovaciones técnicas en la carrera de resistencia más reconocida del mundo.

La cuenta regresiva para las 24 Horas de Le Mans ha comenzado, es así que el 14 de junio, a las 15:00, se iniciará la edición 82 de esta mítica competencia francesa.

Este año la carrera tendrá una serie de condimentos que la harán aún más interesante ya que por primera vez Audi y Porsche, las dos marcas con mayores éxitos en la historia de las 24 Horas de Le Mans, se enfrentarán entre sí. Además, por primera vez, los nuevos reglamentos hacen foco en la eficiencia energética, por lo que Audi, creadora de la tecnología TDI, tendrá una nueva oportunidad para demostrar su gran experiencia técnica no sólo en las calles, sino también en las pistas de carreras.

Ya sea por lo referido a su motor, el sistema de propulsión híbrida, la construcción ligera o estableciendo nuevos estándares en seguridad activa y pasiva, los prototipos de Audi para Le Mans se destacan en términos de rendimiento deportivo y de tecnología.

“Consideramos Le Mans como un laboratorio de pruebas único para ensayar nuestras tecnologías”, comenta el Prof. Dr. Ulrich Hackenberg, responsable de Desarrollo Técnico de Audi AG. “La gran variedad de avances técnicos de nuestro nuevo prototipo para Le Mans incluye faros con luz láser que iluminan la pista con gran alcance, de hasta 800 metros. En un vehículo de producción llegan hasta 500 metros. Con ello, Audi realiza una importante contribución a la seguridad en la pista y en el tránsito.”

Motores de tecnología avanzada con la máxima eficiencia 

En 2001 el Audi R8 portaba un innovador motor V8. El sistema TFSI de inyección directa nafta dosificaba el combustible de manera que reducía el consumo del motor V8 turbo, mejoraba su respuesta y, debido a la capacidad del motor para arrancar instantánneamente otra vez, acortaba los tiempos de parada en los pits, además de contar con mucha más potencia. Así, poco después del primer éxito en Le Mans, los clientes de Audi contaron con los primeros modelos de producción que ofrecían inyección directa de nafta. Este principio de inyección de combustible pronto se convirtió en el estándar en los vehículos de producción. Hoy en día, los motores TFSI contribuyen a la reducción de emisiones de CO2.

Cinco años después de este debut, Audi mostró otro logro pionero. En la temporada 2006, el Audi R10 TDI, equipado con un motor diesel de inyección directa, se quedó con el triunfo en La Sarthe en su primera competencia. Ganar Le Mans con un auto de carreras con motor diesel era un sueño hasta ese momento. Hoy, es algo habitual. Hasta la fecha, Audi ha ganado la carrera siete veces con el propulsor TDI, cuyos avances técnicos en el diseño de los cárteres, pistones, inyectores de combustible y demás elementos se están incorporando continuamente en los vehículos de producción.

El e-tron quattro híbrido: primera victoria en Le Mans 

Audi también fue pionero en Le Mans con un sistema de propulsión híbrida y, por lo tanto, volvió a hacer historia en el automovilismo. 2012 vio la primera victoria del Audi R18 quattro e-tron, un prototipo deportivo con las ruedas del eje trasero impulsadas por un motor de combustión TDI, y con un motor eléctrico acoplado al eje delantero. Una estrategia de control totalmente electrónica era la única conexión entre los dos sistemas de propulsión. En paralelo, Audi también ha desarrollado su gama de productos con modelos híbridos.

La nueva generación ya está lista para su lanzamiento: este año Audi comienza con la comercialización del A3 Sportback e-tron en Europa. En competición, el nuevo R18 e-tron quattro con especificaciones 2014 muestra el camino hacia el futuro. Los ingenieros de Audi han logrado modificarlo radicalmente, ya que el nuevo prototipo administra cantidades limitadas de energía y a su vez le permite conseguir los mejores tiempos en cada vuelta.

Avanzadas soluciones en seguridad y menor peso

Además de las innovaciones en el motor, Audi también ha evolucionado sus vehículos de competición en otras áreas. El diseño ligero, combinado con la máxima seguridad pasiva se manifiestan por completo. El monocasco realizado en material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) en el prototipo de carreras de 2013 pesaba la mitad que el utilizado en el primer vehículo LMP con el que Audi participó en Le Mans en 1999, a pesar de mayores restricciones de los reglamentos. Este material ha supuesto un gran avance aplicado en vehículos de producción, por ejemplo, en componentes de la carrocería del Audi R8, el R8 Spyder y el RS3.

La seguridad activa se ha mejorado de manera significativa con nuevas tecnologías de iluminación. La luz diurna del LED en el Audi R10 TDI (2006-2008) fue sustituida por completo con los faros LED en el R18 TDI (2011), por la tecnología matrix LED en el e-tron R18 quattro (2012-2013) y por la innovadora luz láser en el próximo R18 e-tron quattro (desde 2014). El espejo retrovisor digital con una cámara de proyección trasera en una innovadora pantalla AMOLED en la cabina, que ha sido utilizada desde la temporada 2012, refleja otra tendencia para el futuro.

Fuente: Audi

EN ESTA NOTA

  • Audi
  • COMENTARIOS