Google+

Martes 27 de diciembre de 2011
Fernanda Cohen
BMW Art Cars

Arte que mueve

bmw arte

El arte, el deporte y la mecánica se unen en un extraordinario proyecto que BMW lleva adelante desde 1975 con un denominador común: la pasión.

Por Fernanda Cohen

 

Nunca en mi vida intenté aprender a manejar un auto. A pesar de estar empezando a vivir ya mis treinta-y-pico, jamás sentí la necesidad o el deseo; ni siquiera intriga al respecto. Sin embargo, siempre dibujé como por inercia, incluso antes de tomar conciencia de lo que un lápiz podía lograr al deslizarse sobre el papel. Es notable cómo la necesidad, tanto de manejar como de dibujar, surge de pasiones viscerales que nacen de un mismo instinto, puro y concreto, el cual tiene el poder de cambiar el mundo y hacer historia, aunque no todos siempre lo noten.

PASIONES CON MOTOR

Es ésta misma gran pasión por los autos de carrera la que llevó al subastador francés Hervé Poulain a transformar su adorada obra móvil en arte plástico. Así es cómo en 1975, gracias al talento de su amigo Alexander Calder -escultor americano mejor conocido por inventar el juguete móvil colgante-, Hervé corrió en la famosa carrera de Le Mans en un BMW 3.0 CSL que irradiaba pinceladas rojas, amarillas y celestes a su paso. Fue tal la recepción del público, que esta pizca de creatividad inspiró a BMW a crear ese mismo año la serie de autos -primero sólo de carrera y después también de uso regular- pintados por artistas invitados, titulada Art Car Collection.

En las últimas tres décadas se produjeron 17 Art Cars, con la participación de artistas legendarios como Frank Stella (1976), Roy Lichtenstein (1977), Andy Warhol (1979), Robert Rauschenberg (1986), David Hockney (1995), Jenny Holzer (1999), Olafur Eliasson (2007) y, más recientemente, Jeff Koons (2010), entre otros. El objetivo inicial del proyecto fue tan espontáneo como sus resultados, sin ningún fin comercial más que el de generar un nuevo formato artístico que desafiara la percepción de dos pasiones bastante remotas pero, a su vez, muy compatibles. Thomas Girst, Vocero de Cultura y Comunicación del BMW Group, explica que “Al principio no había ningún tipo de esfuerzo de relaciones públicas en función de la Art Car Collection. Sin embargo, en los últimos años algunos de los Art Cars fueron usados como publicidad para difundir la participación de BMW en las artes.”

RECORRIENDO LAS DÉCADAS

Así es que diferentes artistas fueron motivados por diferentes propósitos, dependiendo tanto de sus respectivas carreras como del momento de su participación en la historia de la Art Car Collection. El comienzo del proyecto, en plenos setentas, se caracterizó por el refinamiento de un movimiento artístico todavía sediento de la libertad de expresión que lideró los sesentas, marcando nuevos formatos de expresión con un filo comercial y popular cada vez más palpable. Como suele ser el caso, las décadas continuaron marcando su propia presencia, y sus protagonistas simbolizaron la voz que documentó este proceso, inmortalizándolo y dándole una forma tangible y memorable.

Seguí leyendo esta nota en MÓVIL – Issue #2 – Página #54 – [email protected]

COMENTARIOS