Google+

Martes 10 de enero de 2012

Bye bye Saab

byesaab

En los últimos 50 años, solo dos marcas europeas pudieron competir en el segmento Premium de igual a igual con el “tridente” alemán: Mercedes, BMW, Audi. Casualmente, las dos tienen origen sueco, e históricamente representaron lo mejor del diseño escandinavo. Son, o mejor dicho “eran” Volvo y Saab.

La primera solo logró sobrevivir pasando a manos de la empresa china Geely, mientras que Saab –que había sido adquirida por General Motors, y luego por la holandesa Spyker­–, directamente entró en bancarrota. Esto se debió al fracaso de las negociaciones de venta a otra empresa china, en este caso Youngman, ya que General Motors, todavía poseedora de parte del paquete accionario, no autorizó la transacción.

En los últimos años la marca sueca hizo varios intentos por salir de una situación compleja, con inversiones de capital y la presentación de concepts innovadores. Pero no fue suficiente.

Las razones de la decadencia de Saab y su triste final son complejas, pero ilustran bastante bien el panorama de la industria automotriz actual. En un próximo número de la versión impresa Móvil desarrollaremos el tema en profunidad.

EN ESTA NOTA

  • Saab
  • COMENTARIOS