Google+

Jueves 6 de febrero de 2014
Federico Wiemeyer
Sensaciones táctiles

Chevrolet MyLink

Fotos: Japo Santos
MyLink

Casi perfecto, MyLink prueba que el futuro digital automotor ya es un hecho.

Primero lo primero. El Chevrolet Tracker es un vehículo bello, moderno y armonioso. Por eso un sistema de conectividad avanzado como MyLink le calza estéticamente como un guante. Hasta es difícil imaginar una versión de este auto sin él. Está donde debe estar y forma un todo impecable con el tablero. Eso es ganar en la salida. Ahora veamos qué tiene MyLink, para qué sirve lo que sirve y si la perfección de la primera mirada es perfectible.

Portador: Chevrolet Tracker

Portador: Chevrolet Tracker

La pantalla táctil color de 7 pulgadas es un centro multimedia en el que se pueden ejecutar una notable cantidad de acciones. Ante todo la radio. Impecable. ¡Tiene AM! No es dato menor en un mundo que lentamente abandona tecnologías de otras épocas. Radio FM también, por supuesto, y si sos guapo y te gusta meter mano hasta podés instalarle una aplicación de radio satelital online, como tienen muchos autos norteamericanos. Gol de media cancha.

El teléfono celular se enlaza por bluetooth y cuando estés a bordo ya no tendrás que tocarlo. Se puede buscar por agenda o marcar directo desde MyLink y atender y cortar con dos cómodos botones en el volante, desde donde además se puede manejar volumen y pasar canciones. Hablando del volante, menos mal que tiene control de volumen, porque (y acá viene el primer palo) los botones de volumen de la pantalla no son buenos. No tienen relieve y son incómodos de usar sin mirarlos.

Pero estábamos entrando en el tema música. Por bluetooth le podés dar música desde un celu o desde otros dispositivos (tablets, compus, etc). También tiene una entrada USB y un auxiliar escondidos en la guantera. Ipods serán bienvenidos y hasta cargarán batería si van por USB. Y como el puerto USB nombramos, pasemos al diferencial del sistema MyLink por sobre sus competidores: lee fotos y video. Enchufás pendrive, vas a menú, seleccionás, y… ves. Lee unos cuantos formatos. No logramos que levantara subtítulos, pero eso ya sería demasiado. ¿Te resulta insólito manejar mirando películas? A nosotros también y tampoco cabe la excusa de “va mirando el acompañante”. Tranquilo que eso está pensado. Las fotos y los videos sólo corren si el auto está detenido. Basta el más leve movimiento de la carrocería para que el sistema se desactive solo.

Y hay mucho más, incluso cosas que no habíamos previsto. Desde los “Ajustes” de My Link podés configurar temas del auto ajenos a lo multimedia, como la cámara de reversa (¡tiene cámara de reversa!), la intensidad de las luces o el cierre central de puertas entre otras cosas.

Hasta acá todo parece perfecto y podemos parecer pretenciosos pidiéndole más. Pero es que MyLink está para más y por eso resulta in-só-li-to que no tenga incorporado un GPS. Si lo tuviera, Chevrolet estaría jugando claramente en ligas superiores. Sorpréndannos pronto, señores del moño.

COMENTARIOS