Google+

Sábado 23 de junio de 2012
José Luis Denari
Diseño

BMW Serie 1M

serie1

Esta es la nota donde hablamos del diseño del auto. Y como toda nota “técnica”, se supone que queda mejor escrita en tercera persona. Pero créanme que para hablar de este auto me voy a tomar la licencia de hacerlo en primera persona, porque con el BMW Serie 1M no se puede hablar de diseño sin antes explicar lo que el auto es, y lo que este auto es, lo expresa en la pista. Así que permítanme primero esta introducción sin filtro.

Casi una experiencia religiosa

Lamento tener que citar una canción de Enrique Iglesias para describir lo que transmite este enano prepotente, pero la realidad es que no es una experiencia terrenal lo que ocurre cuando uno abre la puerta y se instala en el interior. Lo primero que salta a la vista son las terminaciones alcántara, tan típicas en la alta gama alemana, y si bien no abundan los detalles, ya que en definitiva se trata de un Serie 1, todo gira en torno a la deportividad, como el volante de empuñadura gruesa, costuras rojas y el logo de Motorsport.

Ahora sí, diseño

Al igual que sus hermanos “de calle”, este 1M tiene todos los rasgos característicos de la casa bávara, solo que en versión pocket. Lo primero, como siempre, son las proporciones …Todo el trabajo de superficies lleva la marca registrada de Chris Bangle, el ex diseñador estrella de la marca.

Estilo austero, diseño eficaz

Veamos las especificidades del BMW Serie 1M, que las tiene. Cuando se diseña un auto, es muy importante que su estilo refleje lo más fehacientemente posible lo que el vehículo representa. En pocas palabras, lo mejor que puede pasar es que sea honesto. Pero este Serie 1M se pasa de humilde, la única pista que nos da de su pedigree es su pata de 265/35 ‘19, pero perfectamente podrían haber sido calzadas después de haber salido del concesionario.

Digno heredero y futuro clásico

Dado que prácticamente convive con sus reemplazantes, es muy probable que solo se fabriquen pocas unidades más. Esa combinación entre baja producción y características excepcionales lo va a convertir en un auto muy demandado, un auto que cualquier coleccionista amará tener. El BMW Serie 1M es un digno heredero de aquel maravilloso 2002 de 1967 y del ya legendario M3 E30 de 1986. En definitiva, es un futuro clásico.

Si querés leer más sobre el bravucón 1M, buscá en el kiosco el #4 de Móvil – Revista de Autos.

EN ESTA NOTA

  • BMW
  • COMENTARIOS