Google+

Martes 16 de octubre de 2012
Renato Tarditti
Los 20 mercados automotrices más grandes del mundo

El mercado mundial ajusta su rumbo

mercado-min

Hace menos de 10 años, pensar que en China se venderían más autos que en Estados Unidos, o que en Brasil se venderían más que en Alemania hubiese sido aventurado.

Cualquier día de semana, a las seis de la tarde, en cualquier gran ciudad, podemos tener la sensación de que en el mundo ya hay más autos que personas. Si tenemos en cuenta que en la Tierra viven aproximadamente siete mil millones de habitantes, y que el año pasado la cantidad de vehículos circulando por las calles del planeta superó los mil millones, esa sensación no está tan lejos de la realidad.

Desde que el primer cuatriciclo motorizado Benz fue comercializado hace más de 125 años, las ventas de autos en el mundo vienen creciendo en forma sostenida, e incluso sortearon guerras mundiales y crisis económicas de toda magnitud. Sin ir más lejos, las ventas globales de automóviles en 2011 crecieron un 5% con respecto al año anterior hasta llegar a la friolera de setenta millones de unidades. La proyección para este año, a pesar de la dramática crisis económica europea, es de un crecimiento menor, de alrededor de un 2,5%. De eso se trata justamente, hace una década, una disminución de las ventas en Europa hubiese significado un impacto enorme en el agregado global. Pero esto ya no es tan así.

Un mercado concentrado

¿Dónde se vende la mayoría de los autos del mundo? Obviamente, en los países más grandes, más ricos y más poblados. Como tantos otros, el mercado de automóviles está fuertemente concentrado: el 90% de los vehículos se vende en tan solo veinte países. Pero esa distribución está cambiando con bastante rapidez en los últimos años. Mientras que en los mercados desarrollados las ventas se estancan o crecen con mucha lentitud, los mercados emergentes muestran un aumento consistente y se presentan como la gran posibilidad de desarrollo para una industria siempre ávida de crecimiento.

Mercados maduros y más que maduros

Estados Unidos, Japón, Canadá y los grandes países del Oeste europeo (Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia) son los que tradicionalmente han dominado la escena económica mundial en las últimas décadas y tienen por supuesto los mercados automotrices más importantes. Son mercados consolidados, con estructuras muy estables y de comportamientos bastante previsibles.

Pero muchos analistas afirman que algunos de estos mercados están más “viejos” que “maduros” y han alcanzado su techo, por lo que solo resta esperar su declive. Las últimas crisis económicas parecen ser un síntoma de este fenómeno, que se verifica especialmente en los grandes países europeos (excepto Alemania) y en Japón. Lo cierto es que un peligroso estancamiento económico, una alta tasa de motorización, un bajo –o nulo– crecimiento demográfico y una mayor conciencia ecológica son factores que hacen que las perspectivas para las ventas de autos en estos países no sean las más auspiciosas en cuanto a su crecimiento.

Los BRIC: tierras de oportunidades

Cuando se piensa en las economías emergentes, es imposible no enfocarse en los famosos BRIC: Brasil, Rusia, India y China (a veces también se hace referencia a Sudáfrica). Estos países presentan condiciones de crecimiento extraordinarias en todos los sentidos, y el mercado automotriz no es una excepción. Todos comparten tres condiciones fundamentales: un crecimiento económico sostenido en los últimos años, una población enorme y una tasa de motorización relativamente baja, que hace que cada vez más consumidores nuevos traten de acceder a un vehículo. Esto, en cuanto a las similitudes. En cuanto a las divergencias, China y Brasil ya son una realidad: a pesar de las diferencias en población, ambos países comparten el hecho de tener una clase media cada vez más grande con pautas de consumo cada vez más parecidas a las de los países desarrollados.

El resto del mundo: diversidad ante todo

El resto de los top 20 son países periféricos, de todo tipo y color. Corea del Sur es un caso extraordinario de país emergente que ya está consolidado como potencia industrial y económica. A pesar de la inestabilidad que genera una potencial guerra con Corea del Norte, es un mercado que todavía tiene posibilidades de crecer, y es muy probable que en no mucho tiempo supere en el ranking a los grandes países europeos.

Leé esta nota completa en Móvil #5

COMENTARIOS