Google+

Miércoles 19 de septiembre de 2012
Renault se electrifica

Enchufados al cambio

enchufados-min

Echamos un vistazo al ZOE, que este año completará la gama Zéro Émission de la marca francesa.

(Por Sergio Cutuli)

 

El uso de motores eléctricos en automóviles es la alternativa que la gran mayoría de las automotrices ha encarado –con mayor o menor impulso– en reemplazo de los tradicionales motores de combustión. La francesa Renault no inventó nada, eso está claro, pero picó en punta a nivel mundial.

Un pasado con cortocircuitos

En 1769, el inventor francés Nicolas-Joseph Cugnot consiguió armar una máquina (aún no se llamaba automóvil) que se movía con un motor a vapor al que denominó “Fardier à vapeur”. Dos años después, su sueño de poner en movimiento al mundo se chocó literalmente contra la pared y casi instantáneamente su sueño se acabó. Luego, en 1886, la inteligencia y audacia de Karl Benz le daría forma al Motorwagen, que es considerado como el primer automóvil. Lo movía un motor a combustión, claro.

Sin embargo, el uso de la energía eléctrica para echar a mover las ruedas de un vehículo no es algo nuevo. Se dio simultáneamente a los desarrollos de Benz, Nikolaus Otto y de Rudolf Diesel, o incluso antes. En 1835 ya se los fabricaba de manera artesanal en Holanda y en 1881, el inventor francés Gustave Trouvé mostró en París un triciclo movido a electricidad, lo que motivó al país galo a fomentar esta tecnología. Quizás por eso los franceses de Renault lleven hoy la delantera, está en sus genes.

Un presente a 220V

Renault cerrará 2012 como la única marca en ofrecer una gama completa de vehículos eléctricos (V.E.), cuando sume a su oferta el city car ZOE. Y esto no es casual, es la determinación del propio Carlos Ghosn, CEO de Renault-Nissan, quien apuesta a que en 2020 el 10% del mercado mundial esté integrado por autos eléctricos.

Sin entrar en tecnicismos, ¿en qué basa Renault este cambio hacia los V.E.? En primer lugar a que su uso no genera emisiones de polución ambiental, y sus motores son silenciosos y reducen significativamente la contaminación sonora (tanto para conductores como peatones). A esto le suma que existen varias maneras de producir la electricidad, algunas en mayor sintonía con el cuidado del medioambiente (como energía solar, eólica e hidroeléctrica), y a que los estudios indican que crece la población urbana que requiere traslados en trayectos cortos adaptados a la autonomía –generalmente más limitada– de un V.E.

ZOE: parecido pero diferente

El Renault ZOE es un hatchback de tres puertas y cinco plazas que mide 4,08 m de largo; 1,73 m de ancho; 1,57 m de alto y tiene una distancia entre ejes de 2,59 m, con una capacidad de baúl de 338 litros. Presentado así, no se diferencia mucho de cualquier compacto del segmento B.

Y esa es justamente la gracia de este auto: que bajo una apariencia “normal” (más allá de su vistoso diseño), es un auto masivo concebido desde cero para albergar en sus entrañas un sistema de propulsión 100% eléctrico.

La solución propulsora adoptada por Renault se basa en el uso de baterías ion-litio para mover un motor eléctrico que desarrolla una potencia de 65 kW (88 CV) y un torque neto de 220 Nm disponible en todo momento, que le permiten desarrollar una velocidad máxima de 135 km/h. El tema del torque en un vehículo eléctrico es importante, ya que presenta una curva casi plana, es decir, entrega el par máximo en casi todo el rango de RPM. Esto le da una ventaja importante con respecto a los motores de combustión interna –a igualdad de potencia–, en cuanto a respuesta  y elasticidad.

Autonomía y comodidad

Uno de los grandes déficits de los vehículos eléctricos, es su escasa autonomía comparada con los propulsados convencionalmente. Para resolver ese problema, Renault desarrolló el sistema Range OptimiZEr, que combina tres innovaciones: el frenado regenerativo, una bomba de calor y los neumáticos Michelin EnergyTM EV.

En el sistema de frenado regenerativo la energía cinética producida en la deceleración y en el frenado se recupera por el motor de modo que pueda ser convertida en electricidad para cargar la batería. Con esta función también está equipados los Fluence Z.E. y Kangoo Z.E. Cuando el conductor pisa el pedal del freno, el sistema distribuye de forma inteligente el esfuerzo de frenado entre la aplicación de las pastillas de freno y el freno de motor eléctrico, con el fin de maximizar el uso del freno de motor eléctrico y la carga de la batería.

Leé esta nota completa en Móvil #5

EN ESTA NOTA

  • Renault
  • COMENTARIOS