Google+

Lunes 19 de noviembre de 2012
Hernando Calaza
Ford Ranger: Tecnología al servicio del trabajo

El campo se pone Techno

ford-ranger-min

Las tradicionales “chatas” siguen siendo herramientas de trabajo, y cuando se trata de cumplir con tareas difíciles, la tecnología es un aliado incondicional. La Ford Ranger es el mejor ejemplo de ello.

Ahora que los vehículos actuales han progresado tanto y cuentan con toneladas de tecnología embarcada, ya sea en su construcción, materiales o gadgets de seguridad y confort, los vehículos laborales parecen simples piezas mecánicas, fierros pesados y duros que nada tienen de estos refinamientos. Pero ahora, una pick-up de última generación, como la nueva Ford Ranger, nos demuestra que un vehículo de “raza fuerte” puede también ser un vehículo moderno y tecnológico.

Economía de escala

Llenar de gadgets a un auto no implica que sea bueno, porque la esencia de un vehículo está en moverse y tiene que hacerlo con gracia –es decir confort–, capacidad y seguridad. Y esto depende de un buen planteo y uso de las tecnologías. Para dar un ejemplo de otro rubro, un departamento equipado con el mejor aire acondicionado, sillones de cuero, LED de 55 pulgadas y luces inteligentes, no sirve de nada si sus ambientes están mal distribuidos, las ventanas no cierran bien o las paredes tienen filtraciones de humedad.

Es por todo esto que analizamos una pick-up de última generación, para ver como la tecnología aplicada en un vehículo de trabajo puede ponerlo en el mismo lugar del mapa que un moderno SUV. La nueva Ford Ranger es un excelente ejemplo de esto, por ser una de las más avanzadas tecnológicamente dentro de la nueva camada de “chatas”.

Seguridad

Todo auto de última generación de gama media a alta ostenta seis airbags (dos frontales, dos de tórax y dos de cortina), pero es mucho más difícil cuando se trata de una pick-up donde la carrocería va montada sobre un chasis, es decir que la carrocería no es la propia estructura del vehículo.

En cuanto a seguridad activa, un vehículo como la Ford Ranger, alto, pesado y preparado para llevar mucho peso, no suele ser el mejor ejemplo. Sin embargo, Ford dotó a su camioneta de un nivel de seguridad impresionante. Y comienza con el avanzado control de estabilidad que pone una red de sensores dispuestos en las cuatro ruedas, columna de dirección y motor, sumado a acelerómetros, para brindar datos en forma continua vinculados al estado de la carga, la trayectoria y la estabilidad de la pick up.

Off-road

Aquí se aplican varios principios que también tienen que ver con la seguridad, aunque en este caso aplicados a conseguir agarre donde casi no lo hay. Comenzamos con el denominado Electronic Shift on the Fly (ESOF), o Sistema de Conexión Automática, que le permite al conductor conectar la tracción 4×4 en marcha, hasta 120 km/h, solo utilizando un comando ubicado en la consola central. Pensar en esto hace unos años hubiese sido una locura.

Mecánica y aerodinamia

La nueva Ford Ranger puede soportar una tonelada en su espalda y remolcar mucho más, un buen ejemplo fue la prueba que realizó ascendiendo una pendiente de 17° mientras arrastraba a un vehículo de 2,5 toneladas hasta alcanzar una altura de casi 2.500 metros sobre el nivel del mar. Este logro se basa en su chasis ultra sólido, pero también en la musculatura de su grueso 3.2 litros con 200 CV y 470 Nm de torque.

Leé esta nota completa en Móvil #6

COMENTARIOS