Google+

Lunes 11 de noviembre de 2013
Renato Tarditti
Orgullo Tory

Land Rover Freelander 2

Fotos: Japo Santos
land rover freelander 2

Con mejoras, la nueva Freelander 2 se mantiene fiel a los principios que le dieron origen.

Desde hace un buen tiempo, los vehículos deportivos utilitarios, más conocidos por la sigla “SUV” vienen cambiando su paradigma. De un inicio en el que se privilegiaban las aptitudes todoterreno (cuando les decíamos “4x4”), pasaron a privilegiar el confort rutero e incluso urbano (ahora ya son solo “camionetas”). En definitiva, ya nadie tiene muy claro para qué sirven, salvo como un claro símbolo de status.

La Freelander 2 escapa a esa tendencia y, si bien ha hecho algunas concesiones a los nuevos tiempos, se mantiene fiel a sus principios. No hay que esperar de ella un diseño rimbombante (que para eso está la Evoque), ni esas vaguedades de “crossover”, tan de moda en estos días. Muy por el contrario, expresa sin titubeos su carácter desde el diseño: simple, robusto y clásico. La Freelander mantiene la tradicional forma de “caja” (que hereda de la legendaria Defender), un parabrisas bien vertical, capot plano y una línea de cintura horizontal, sin falsas pretensiones de “dinamismo”. Así ha sido desde su presentación como primer SUV compacto de la marca en 1996, y así se mantiene en la nueva versión presentada por estos días en la Argentina.

Al respecto, hay que decir que en realidad se trata de un restyling de la segunda generación lanzada en 2007, que presenta algunos cambios en el exterior (paragolpes, parrilla, ópticas) y sobre todo en el interior, que suma refinamiento y se acomoda a los estándares actuales de la marca británica. También incorpora un motor turbo de 4 cilindros y 2.0 litros que sin resignar potencia (240 CV) y torque, resulta más económico –y ecológico– que el anterior de 3.2 litros y 6 cilindros en línea.

land-rover-freelander-interior

Lo mejor de la Freelander 2 es que las apariencias no engañan. Desde el interior, la sensación de solidez es exactamente lo que se espera de un Land Rover, y toda esa actitud de respeto por la tradición aventurera de la marca se verifica en su comportamiento cuando aparecen los primeros obstáculos en el camino.

AUDI Q5

La rival: Audi Q5

Si Usted quiere llamar la atención, ahorre unos cuantos dólares más y vaya a por una Evoque. Si quiere un vehículo cómodo, competente, discretamente lujoso, y listo para la acción, para eso está la Freelander 2.

COMENTARIOS