Google+

Lunes 29 de octubre de 2012

Mercedes-Benz Clase B: apostando a la fascinación

Nuevo Mercedes-Benz Clase B. min

La casa bávara y su propuesta para una nueva era en la categoría de vehículos compactos.

El nuevo Sport Tourer compacto llega para competir con tres versiones que pueden adaptarse al consumidor que busca un familiar, un monovolumen o un deportivo. De esta manera, Mercedes-Benz conforma esta familia con el B 200 Manual City, Manual Sport y Automático Sport, mostrando al Clase B como un producto holgado y dinámico, ya que tiene menor altura (1.557 mm) que su antecesor y ofrece una postura de conducción más erguida. La mejora de este comportamiento dependió del refuerzo de tres factores: un centro de gravedad más bajo, un nuevo eje trasero multibrazo y una nueva programación del control de estabilidad (ESP).

Desde el diseño, la moldura fabricada con tecnología IMD (In-Mold-Decoration) da como resultado unas piezas de superficie de gran calidad. Las láminas impresas se inyectan en el vehículo con material sintético termoplástico, obedeciendo al aspecto deportivo sin pasar por alto la sensación de profundidad.

El ancho frontal de la berlina es resaltado por la amplia parrilla del radiador y por los faros delanteros que se extienden hasta los laterales, donde se aprecian los rasgos más deportivos. La transición del capó a los montantes delanteros es fluida, y la línea del techo desciende limpiamente sobre el spoiler. Una hendidura también modelada en el techo alarga ópticamente al vehículo. Los imponentes pasarruedas con dinámicas líneas longitudinales por debajo del perfil de cintura reinterpretan la actual línea de diseño de Mercedes-Benz. Los dinámicos embellecedores laterales ayudan a la parte inferior (dándole un aire más liviano) y se vinculan a la zaga, con los sofisticados faros bixenón LED con franjas horizontales y el robusto y cromado paragolpes. La versión City llega con llantas de 16” de 10 radios (205/55), mientras que las Sport equipan de 17” de 5 radios (225/45).

El interior, con su habitáculo de mayor espacio y superficies galvanizadas, cuenta con un volante multifunción –revestido en cuero para las Sport, con levas de cambio- y control de velocidad crucero TEMPOMAT (con caja automática de 7 velocidades y manual de 6). Los tres grandes difusores redondos en el centro del tablero con sus características cruces hacen al lenguaje formal del interior, y sobre ellos se encuentra una pantalla de 5,8 pulgadas que parece flotar suspendida en el aire. Con su sofisticado diseño —el marco decorativo de superficie galvanizada contrasta con el panel frontal en lacado brillante— y sus estilizadas formas, el visualizador TFT es la perla que faltaba. La climatización automática THERMATIC, el paquete de alumbrado y visibilidad, los alzacristales eléctricos de confort en puertas delanteras y traseras, el limpiaparabrisas con sensor de lluvia, el sistema de audio con reproductor de CD, Bluetooth, Entradas USB y auxiliar, el freno de mano con accionamiento eléctrico, los asientos del conductor y acompañante con regulación en altura (y anclajes ISOFIX para la silla infantil en plazas traseras) y el tapizado en tela o tela/simil de cuero ARTICO -según la versión- hacen a los elementos infaltables en todas las ofertas modernas.

La nueva Clase B incorpora un nuevo motor naftero desarrollado en Alemania de cuatro cilindros, que montado en posición transversal dispone de una cilindrada de 1.595 cm3 y 156 CV de potencia (a 5.300 rpm). La función de parada y arranque ECO se implementa de serie en todos los modelos, sumándose al uso de tecnología de punta para lograr la máxima eficiencia, gran suavidad de marcha y una elevada capacidad de aceleración, ya desde un número de revoluciones muy bajo. Respecto a su predecesor, se han logrado reducir los niveles de consumo de la nueva Clase B. Pese a desarrollar una potencia claramente superior, el B 200 BlueEFFICIENCY reduce el consumo de nafta hasta un hasta un 21%. La suspensión del motor y del cambio dispone de 4 puntos de apoyo: el apoyo del motor, el apoyo del cambio y dos soportes oscilantes. Este concepto ha sido desarrollado específicamente para garantizar un elevado confort acústico.

En materia de seguridad, las novedades vienen en cantidad:

La dirección paramétrica regula la asistencia en función de la velocidad del vehículo. A alta velocidad disminuye considerablemente la asistencia prestada por la servodirección, a medida que disminuye la velocidad aumenta progresivamente la asistencia. Mediante el sistema de asistencia a la conducción Attention Assist se puede advertir al conductor si detecta síntomas típicos de agotamiento, aumentando la seguridad de conducción. La forma de conducir se analiza aunque esté desconectado el sistema de alerta por cansancio. Si se conecta el sistema durante la marcha, se tienen en cuenta las informaciones sobre el estilo de conducción recogidas a partir del arranque.

Los airbags que se montan de serie para el conductor y el acompañante ayudan a proteger y estabilizar el cuerpo durante una colisión, reduciendo las lesiones graves a consecuencia de un accidente. El windowbag, al desplegarse, cubre las ventanillas laterales; si se activa a causa de una colisión lateral de suficiente gravedad, disminuye el riesgo de que la cabeza golpee contra la superficie lateral del vehículo y de que puedan penetrar objetos extraños.

Por otro lado, el programa electrónico de estabilidad contrarresta el derrape del vehículo, por ejemplo en caso de calzadas resbaladizas o de maniobras extremas. Mediante frenadas selectivas de ruedas individuales, el ESP reduce la tendencia de sobrevirar o subvirar del vehículo, aumentando así la seguridad de conducción.

El equipo de frenos Adaptive Break es un sistema integrado que engloba las funciones de regulación del servofreno de emergencia BAS y del ABS, este último evalúa y regula la estabilidad en sentido longitudinal. Así, el sistema antibloqueo de frenos (ABS) aumenta la seguridad de conducción, especialmente al frenar en situaciones de peligro. Al frenar con cierta intensidad, el sistema antibloqueo regula a intervalos la presión de frenado en las distintas ruedas y reduce así su tendencia a bloquearse. El servofreno de emergencia analiza la velocidad de accionamiento del pedal del freno, detecta situaciones críticas y asiste al conductor en maniobras de emergencia, aumentando instantáneamente la presión de frenado; y el Sistema de control de tracción (ASR) impide que las ruedas patinen al acelerar.

EN ESTA NOTA

  • Mercedes Benz
  • COMENTARIOS