Google+

Viernes 22 de marzo de 2013
El tema Móvil de la semana

Nick Drake: Pink Moon

Nick Drake cuenta con una de las historias más tristes del rock anglosajón, pero su mito revivió de la mano de un inusitado spot de Volkswagen del año 2000.

Nick Drake surgió como un cantautor inglés hiper intimista. Su principal instrumento era la guitarra acústica, aunque también tocaba el piano, el clarinete y el saxo. A los 20 años firmó contrato con el sello Island Records, pero en 1972 solo había vendido poco más de cinco mil copias de sus tres álbumes. Era introvertido, asustadizo, no le gustaba actuar ni dar reportajes. Un artista que contó con muy poca popularidad durante su corta vida, pero su obra, que ha llegado a convertirse en mito y objeto de coleccionismo para el aficionado indie, continúa reeditándose desde su triste muerte por sobredosis de antidepresivos en 1974.

Sufría de repetidos ataques de insomnio; se acostaba tarde y era un habitué de las pastillas para dormir. La madrugada del 25 de noviembre de 1974, ingirió una gran cantidad de antidepresivos y no volvió a despertar. Lo único que se encontró en su lecho fue una carta para su amiga, concluyendo que su deceso fue un suicidio a causa de la depresión, aunque nunca se mostró como alguien desesperado. Sus cenizas están enterradas bajo un roble en el cementerio de la iglesia local anglicana, donde muchos se acercan a ver su tumba y la casa de la familia en Far Leys.

Sus álbumes, oscuros, poéticos, con infinitas relaciones con la naturaleza y plagados de metáforas acerca de la muerte, el suicidio o la soledad, se reeditaron durante la década pasada, comenzando a hacer famoso el nombre de Nick Drake en el ambiente que nunca llegó a ser su hogar. Documentales (A Skin too few, de casi 50 minutos, es el más accesible) sobre su vida y su música adquirieron notoriedad en los medios euopeos, así como la salida de cintas o spots publicitarios. El más conocido fue el de Volkswagen, del año 2000, que con mostrar solo un segmento de la canción Pink Moon (del disco homónimo de 1971, que fue su último trabajo editado oficialmente) lo catapultó a una cifra de ventas muy superior a la registrada hace más de treinta años.

Portada y letra:

Lo he visto escrito y lo he visto decir
La luna rosa está en camino
Y ninguno estáis a tanta altura
La luna rosa va a alcanzarlos a todos
Y es, sí es una luna rosa

Rosa, rosa, rosa, rosa
Rosa, luna rosa.
Rosa, rosa, rosa, rosa
Luna rosa.

Lo he visto escrito y lo he visto decir
La luna rosa está en camino
Y ninguno estáis a tanta altura
La luna rosa va a alcanzarlos a todos
Y es una luna rosa
Sí, una luna rosa.

COMENTARIOS