Google+

Lunes 17 de diciembre de 2012
Curiosidades

Divino Papamóvil

papamóvil-min

Basado en el reciente Clase M, Mercedes-Benz entregó al papa Benedicto XVI el nuevo Papamóvil, que suma un panel blindado que permite una mayor visualización del Sumo Pontífice.

Mediante la entrega de un nuevo Papamóvil al Papa Benedicto XVI, Mercedes-Benz continúa una tradición que perdura desde hace 80 años. En una ceremonia especial realizada en el Vaticano, el CEO del Grupo Daimler, Dieter Zetsche, entregó el Mercedes-Benz Clase M producido de manera exclusiva para el Papa.

El trabajo en el nuevo Papamóvil comenzó hace nueve meses. Como en el modelo anterior, el cuerpo está pintado en blanco diamante; y para facilitar el transporte frecuente del Clase M, Mercedes-Benz ha reducido la altura total del vehículo por unos pocos centímetros. Está equipado con los últimos elementos de tecnología, e incluye un nuevo diseño interior. En comparación con el modelo previo, la cúpula se ha ampliado significativamente, proporcionando una mayor cantidad de espacio y el acceso de entrada con una pequeña escalera. La vista del Papa también ha sido mejorada gracias a los paneles de vidrio, más grandes en el área de visualización, junto con un gran techo iluminado. Detalles como el trono (la característica central de diseño en el interior) o el escudo bordado de armas del Santo Padre también están presentes en esta nueva versión.

El primer Mercedes-Benz para un Papa fue entregado a Pío XI en 1930, se trató del Nürburg 460 Pullman Saloon. En la década de 1960, el Papa Juan XXIII recibió un Landaulet 300d bajo la apariencia de un cabrio con cambio automático. Posteriormente, el Papa Pablo VI, hizo uso de un Mercedes-Benz 600 Pullman Landaulet y luego de un SEL 300.

Desde la década de 1980, el Papa Juan Pablo II viajaba en una versión modificada G-Class. Antes de recibir el nuevo modelo, Benedicto XVI ya había utilizado las modelos anteriores que usó su predecesor.

Al llegar al final de su vida laboral, los Papamóviles podrán ser vistos como parte de las colecciones que se exhiben en el Vaticano y el Museo Mercedes-Benz en Stuttgart.

EN ESTA NOTA

  • Mercedes Benz
  • COMENTARIOS