Google+

Domingo 26 de enero de 2014

Peugeot Onyx: review y datos de diseño

Con el Peugeot Onyx, la marca del león necesita tomar el centro del ring y para eso buscó crear un superdeportivo que pueda ser una nueva insignia.

La marca del león presentó en el Salón de París de 2012 su nuevo concept llamado Peugeot Onyx. Jugando de local, la marca del león necesita tomar el centro del ring y para eso nada mejor que mostrar un superdeportivo que, en términos de proporciones y forma, se erige como la nueva apuesta que cuenta con un conjunto de transmisión híbrido (muy a la moda eco-conciente), siguiendo las huellas del BMW i8, el Honda NSX y el Jaguar CX-75. El claro objetivo asumido por la marca es ascender hacia un lugar más alto en el mercado, por lo que el Onyx podría interpretarse como una señal de que la empresa siente que necesita más de un coche insignia para lograrlo.

El aspecto estético más claro del Peugeot Onyx está en su coloración dividida en la carrocería, ya que el guardabarros y las puertas están hechos de una lámina de cobre, y el chasis, de fibra de carbono en negro mate. La cara del auto que ganó el premio de Louis Vuitton al concept del año en 2013 presenta una versión más ancha y menos profunda de lo que se ha visto en la nueva oferta de Peugeot, rodeada por faros felinos LED. La parte trasera, en cambio, adopta un acabado suave con tres garras que también soportan spoilers pequeños.

Miniatura a escala del Peugeot Onyx (2014)

Miniatura a escala del Peugeot Onyx (2014)

El interior, también “aerodinámico”, se basa en algunos registros del atlético HX1, junto con una variación del panel de instrumentos y un volante pequeño, innovación que supo estrenarse en el 208. El habitáculo forma un capullo de fieltro alrededor del conductor y el pasajero, hecho en una sola pieza, sin uniones y costuras, y el tablero está hecho de un novedoso material que imita a la madera (curiosamente creado a partir del típico papel de diarios) con el cual se ha forrado todo el entorno que resguarda un diseño ergonómico.

Un panel de pequeñas palancas instalado en el techo guarda delicadas terminaciones en aluminio, al igual que la caja de cambios y  la manija de arranque del motor. Y por detrás, una banda negra muestra las imágenes desde las cámaras traseras: dos situadas en los espejos, y la tercera (panorámica) en la tapa posterior.

Mirá acá todos los datos de diseño del León Parisino

COMENTARIOS