Google+

Jueves 26 de septiembre de 2013

Porsche 911 Turbo Cabriolet: el poder de la libertad

Con los 911 Turbo y Turbo S estilo coupé, Porsche anuncia las versiones Cabriolet de ambos modelos, cuyo estreno oficial tendrá lugar en el Salón de Los Ángeles, a finales de noviembre.

En ambos casos, las mejoras en sus prestaciones son sustanciales. La velocidad máxima asciende hasta los 318 km/h, mientras que el tiempo que tardan en acelerar de 0 a 100 km/h se reduce a 3,5 segundos en el caso del 911 Turbo Cabriolet y a 3,2 segundos en el 911 Turbo S Cabriolet.

Ambas versiones ofrecerán las mismas tecnologías y mecánicas que sus hermanos coupé, con motores biturbo de 3.8 litros y seis cilindros, de 520 CV en el caso del 911 Turbo Cabriolet y de 560 CV en el 911 Turbo S Cabriolet. En ambos casos, los propulsores irán asociados a una caja de cambios automática PDK de doble embrague que envía la fuerza a las cuatro ruedas mediante en sistema de tracción integral PTM (Porsche Traction Management).

La casa alemana también ha logrado mejorar en un 15% sus cifras de consumo, situandolo en ciclo mixto en apenas 9,9 litros cada 100 kilómetros, todo un logro para modelos de tales prestaciones.

Pero la gran diferencia con respecto a los 911 Turbo y Turbo S reside en su carrocería. Las nuevas versiones Cabriolet de ambos modelos montan un techo retráctil de lona, con una estructura ultraligera y resistente de magnesio, que le permite ofrecer una línea muy similar a las versiones coupé de techo rígido, pero que en una operación eléctrica de apenas 13 segundos (que se puede realizar incluso en movimiento, a menos de 50 km/h) permite disfrutar de todo un deportivo descapotable.

EN ESTA NOTA

  • Porsche
  • COMENTARIOS