Google+

Lunes 26 de diciembre de 2011
Porsche Panamera

El amor después del divorcio

02

Nuestro primer (trash)test enfrenta al imponente Panamera a un desafío exigente: ¿puede ser el auto que le permita a un típico conductor Porsche ensamblar una nueva familia? Los resultados están a la vista.

Pensar en un Porsche de 4 puertas hace 10 años era casi una herejía. Desde el inmortal 550 que se llevó la vida de James Dean, Porsche es una marca identificada con el espíritu masculino: joven, rebelde y libre. Claro que los tiempos cambian y ese ideal se mantiene, pero en la práctica el uso se va transformando.

Desde la década del 80 es un secreto a voces que la mayoría de los compradores del auto alemán (fundamentalmente del modelo 911, su auto emblema) son hombres de más de 40, recientemente divorciados, con el poder adquisitivo adecuado, claro, pero sobre todo con la fantasía de recuperar esa juventud que la vida les robó. La realidad de Porsche en nuestros días se parece mucho más a la de Hank Moody, el estupendo y egoísta personaje que David Duchovny interpreta en la serie Californication.

Mirá la producción completa en MÓVIL – Issue #1 – Página #104 – [email protected]

COMENTARIOS