Google+

Martes 27 de noviembre de 2012
Cine & Auto

QT Wagon: Los autos de Quentin Tarantino

DodgeCharger69-DeathProof-min

Cada auto juega el exacto rol que el particular director le asigna en la trama de sus películas. Aquí, una excelente oportunidad para conocerlos.

(Por Sebastián de Caro)

 

Quentin Tarantino es un obsesivo por los detalles, y en sus películas los vehículos no son la excepción. De hecho, son parte de su sello: en determinado momento, hay un plano desde el baúl de un coche donde se encuentran personas secuestradas o solo objetos, como armas de fuego. Este recurso –conocido como trunk shot– venía de ser usado por otros realizadores, pero fue QT quien lo volvió una marca registrada, tanto en los films que él dirigió como en los que escribió, empezando por Del crepúsculo al amanecer. Por otra parte, los autos también contribuyen a darles onda a los antihéroes tarantinezcos. Allí se planean ataques, ocurren asesinatos o simplemente son el escenario de charlas acerca de hamburguesas francesas. Muchos de estos vehículos también son pop culture, al punto de que el mismísimo director se quedó con algunos de ellos o hizo aparecer en cámara a los que ya tenía.

En el siguiente racconto, mencionaremos a las mejores gemas motorizadas de una filmografía indispensable.

PERROS DE LA CALLE (RESERVOIR DOGS, 1992)

Cadillac Coupé de Ville ‘65: Un clásico bote americano de los años sesenta con su imponente V8 y transmisión de 3 velocidades automática.

TIEMPOS VIOLENTOS (PULP FICTION, 1994)

Chevrolet Chevelle Malibú ‘64: el auto de color rojo vino del matón Vincent Vega (John Travolta). Cuando nota que un traficante raya la pintura, le dice: “Uno no se mete con el auto de otro hombre”, evidenciando que su amor por un carro clásico es uno de los rasgos de su personalidad.

Chevrolet Nova ‘64: el auto en que Travolta le vuela accidentalmente la cabeza a un soplón, y cuya limpieza da lugar a una de las secuencias más desopilantes de la película, con la aparición de Quentin en escena.

Acura NSX: Tarantino evitó la obviedad de darle una Ferrari al excéntrico Mr. Wolf, y en su lugar eligió al NSX, considerado el deportivo con mejor precio-rendimiento-comodidad de su generación.

TRIPLE TRAICIÓN (JACKIE BROWN, 1997)

Oldsmobile 98 Regency ‘80: vehículo de Ordell. Además de conducirlo, nunca duda en matar en él a quienes no lo respeten, como sucede en una de las mejores escenas de la película.

Honda Civic ‘75: este pequeño compacto nipón es un fetiche de Quentin. Ya lo había usado en Tiempos violentos como el auto de Butch (Bruce Willis), y en Triple traición es nada menos que el vehículo de la protagonista.

KILL BILL, LA VENGANZA, VOLUMEN 1 (KILL BILL, VOL. 1, 2003)

Chevrolet Silverado SS ‘97: conocida como “Pussy Wagon”,  la camioneta de color amarillo es poderosa como las llamas dibujadas en sus costados. Tarantino quedó tan fascinado con este modelo que decidió quedárselo, y más tarde se lo prestó a Lady Gaga para el videoclip del tema “Telephone”.

Nissan 300 ZX: manejado por la hermosa y malvada Sophie Fatale (Julie Dreyfuss) por las calles de Tokio, esta coupé es una muestra del refinado gusto de Quentin, y resulta muy adecuado para una de las villanas más sofisticadas del film.

KILL BILL, LA VENGANZA, VOLUMEN 2 (KILL BILL, VOL. 2, 2004)

De Tomaso Mangusta: este sensual modelo deportivo creado por el italo-argentino Alejandro di Tomaso en Modena es una joya perfecta para un villano como Bill, y lo confirma un asesino de un gusto exquisito.

Volkswagen Karmann Ghia Cabrio: un atípico convertible basado en el popular Escarabajo pero carrozado por un italiano, es el auto de la Novia en el final de la película, cuando busca su redención.

A PRUEBA DE MUERTE (DEATH PROOF, 2007)

Chevrolet Nova ‘70: dirección hidráulica, transmisión automática. La velocidad máxima es de 210 km/h. Uno de los modelos más usados en la pantalla grande.

Dodge Charger ‘69: Seguramente Tarantino lo puso por su similitud con el modelo usado por los asesinos que persiguen a Steve McQueen en aquella impresionante secuencia de Bullit.

Ford Mustang Coupé ‘72: Nunca el color amarillo le sentó tan bien no solo a un auto, sino a cualquier objeto. En la película le dicen Lil’ Pussy Wagon, citando al Chevy Silverado de Kill Bill.

Dodge Challenger ‘70: la estrella motorizada de Vanishing Point –hit favorito de los espectadores más fierreros y cinéfilos con buen gusto en general–, también usada por Kim y sus amigas para ir a toda velocidad y hacer piruetas varias. El paradigma de lo cool.

Leé esta nota completa en Móvil #6

COMENTARIOS