Google+

Miércoles 5 de febrero de 2014

Renault KWID: el explorador emergente

El SUV conceptual de Renault juega con el segundo pétalo de Laurens Van Den Acker y busca llegar al público joven de los mercados emergentes con diseño y tecnología.

El Renault KWID se presentó en el Salón de Nueva Delhi como una propuesta para el público joven de los mercados emergentes, en representación del segundo pétalo de la margarita (exploración) del “Ciclo de la vida” propuesto en la potente estrategia de la casa del rombo. En términos de competencia, el SUV inspirado en el Captur y diseñado por el equipo de Laurens Van Den Acker no ha tardado en ser considerado como el flamante rival para la Ford EcoSport y el Volkswagen Taigun.

Comenzando por la motorización, el KWID parte de un motor naftero convencional TCE de 1.2 litros asociado a una caja automática de doble embrague EDC, pero el fabricante anuncia la disponibilidad para equipar las baterías que podrán convertirlo en eléctrico.

Aunque a simple vista parezca un SUV compacto, la propuesta de los franceses es audaz: el interior soportará hasta cinco pasajeros y una distribución de los asientos inédita, con tres adelante y la plaza del conductor en el medio, en una posición adelantada para disponer de más espacio a la altura de los hombros, así como dos asientos en la parte trasera. Esta ubicación de conducción central responde, según Renault, a las exigencias internacionales y hace que el coche esté adaptado tanto a los mercados con conducción a la derecha como a la izquierda.

El Renault KWID posee un diseño robusto e incluye múltiples dispositivos centrados en la tecnología, ideados para una mejor recepción por parte de la juventud. El más “exótico” de ellos es el dron llamado “Flying Companion”, que surge de la parte trasera giratoria del techo y se puede manejar seleccionando uno de los dos modos disponibles: el modo “automático”, que utiliza una secuencia de pilotaje preprogramada y la localización con ayuda del GPS, o el modo “manual”, que permite controlar el funcionamiento a través de la tablet del vehículo. Sus tareas principales son exploratorias: obtener información sobre el tráfico, sacar fotos del paisaje o detectar obstáculos en la ruta.

El diseño interior está inspirado en los nidos de las aves y los asientos se hallan suspendidos por encima de una base maciza blanca para transmitir ligereza y algo de luminosidad gracias a su revestimiento.

El color que distingue a la carrocería del Renault KWID pasa por el gris metalizado, un gris con textura (una trama similar a la del Twin’Z diseñado por Van Den Acker y Ross Lovegrove) para las partes funcionales y un amarillo dorado para destacar el techo, las llantas, la parte inferior de las puertas, algunas perforaciones y las tomas de aire.

Diseño

Actualización: 20/5/2015. Drástico cambio de look para la versión de producción

“Baby crossover”. Mini Captur. Clio o Twingo con esteroides. Son varias las denominaciones que podría recibir el nuevo KWID, cuya diferencia estética con la versión conceptual resulta abismal. Se mantiene el lanzamiento definitivo para el mercado de la India (con posible llegada a Europa y Sudamérica en 2016), con énfasis en su valor económico y el uso de la plataforma modular CMF, desarrollada junto a Nissan, dando más forma al proyecto inicialmente conocido como XBA. Dicho proyecto consta de la fabricación de un vehículo crossover de bajo costo y empleando dicha plataforma, para luego adaptar la producción a los mercados de Europa, India y Sudamérica.

COMENTARIOS