Google+

Lunes 1 de julio de 2013

DS3 Cabrio: un inédito escenario de libertad

Citro‰n DS3 Cabrio 002

El segmento de los automóviles deportivos compactos a cielo abierto tiene características propias, singulares. CITROËN propone una nueva forma de entender el placer de la conducción y potencia las cualidades que hicieron del CITROËN DS3, un suceso comercial en su categoría. Con un nuevo estilo, sin resignar su calificado dinamismo y gracias a un sistema que garantiza –en segundos– estar de cara al sol, el NUEVO CITROËN DS3 CABRIO que se comercializa en Europa demuestra que, en el mundo de los descapotables, no estaba todo dicho.

La llegada del CITROËN DS3 al portfolio de la Marca tuvo connotaciones inéditas. Puertas adentro y puertas afuera. Por un lado inauguró la saga DS y develó para los clientes el potencial de una gama nueva. Desde la faz comercial, sorprendió a propios y extraños doblando las expectativas de venta y posicionándose rápidamente como el referente de su categoría.

Hoy el segmento se prepara para recibir una propuesta diferencial, que lleva por definición el sello del “Créative Technologie”. Siempre, al desarrollarse las versiones a techo abierto, los ingenieros deben enfrentarse a un dilema crucial: cómo mantener la rigidez del chasis y asegurar las prestaciones dinámicas de su similar con techo. El NUEVO CITROËN DS3 CABRIO no está dispuesto a ceder las excepcionales cualidades conductivas que lo llevaron a ser el vehículo más admirado de su categoría y ofrece una solución distinta.

Manteniendo los parantes y la estructura original (y sumando refuerzos específicos propios del modelo) incorpora un techo vinílico deslizante que se acciona eléctricamente. Las ventajas son claras: la posibilidad, sin restricciones, de optar hasta dónde se deja ingresar el sol en el habitáculo, en segundos transformar cualquier viaje en una experiencia inolvidable y, no es un dato menor, no tener que perder el espacio disponible para la carga cada vez que sale el sol y se quiere disfrutar las ventajas de un descapotable.

La gestión para plegar y desplegar el techo vinílico es totalmente eléctrica a través de un dispositivo ubicado en el comando superior de luces interiores. El proceso se puede detener en cualquier punto, por lo que hay múltiples posiciones de elección; el mecanismo puede activarse en movimiento y hasta 120 km/h. En la máxima posición de apertura todo el techo se pliega detrás de los asientos traseros.

Para solucionar el ingreso del equipaje también se apeló a un ingenioso sistema que permite optimizar el espacio y la funcionalidad: la apertura de la tapa del baúl es vertical, permite que ésta se ubique por encima de la luneta sin esfuerzo alguno y deja librado el máximo espacio para facilitar el acceso. La capacidad de carga no varía de acuerdo a la posición del techo. Si la capota está totalmente plegada, un mecanismo eléctrico se encarga de elevarla en el punto justo para poder abrir la tapa del baúl. Al cerrarla, el mecanismo la deja, automáticamente, en la posición inicial.

Como la meta fue sumar placer y no restar confort abordo, se realizó un tratamiento especial en distintos puntos para asegurar la aislación acústica y eliminar las vibraciones y turbulencias –el parabrisas incorpora un sutil deflector aerodinámico– propias de los vehículos descapotables. El material con que está fabricado el techo se compone de varias capas aislantes para ofrecer protección térmica y reducir el ruido.

Pero no es todo a nivel de novedades: el público que se acerque al stand de la Marca podrá apreciar también que este modelo incorpora, en el sector trasero, una nueva firma luminosa compuesta por 31 leds en posición rectangular y 15 en línea– que genera el efecto de tres dimensiones y le otorga una “mirada” más profunda y tecnológica. Un equipamiento recientemente disponible también el DS3 que ya tenemos en Argentina.

Desde la mecánica no ofrece modificaciones y asegura la misma adrenalina que la versión de techo convencional gracias al motor turbo que entrega 156 cv (6.000 rpm) y un meritorio torque de 240 Nm (entre 1.400 y 4.000 rpm). Deportividad y eficiencia no tienen por qué marchar por carriles separados: 214 km/h de velocidad máxima y un consumo extraurbano de 4,7 litros cada 100 kilómetros recorridos. La dotación de confort y seguridad mantiene los mismos estándares que hicieron del CITROËN DS3 el automóvil que ostenta la mejor relación precio–equipamiento–performance de su categoría.

Más encanto. Más dinamismo. Más libertad. El CITROËN DS3 CABRIO reafirma aquello de que “el cielo no puede esperar”. En sólo 16 segundos se convierte en el más deseado de su categoría.

COMENTARIOS