Google+

Lunes 1 de julio de 2013

VW Beetle + Beetle Cabrio

Volkswagen Beetle

Volkswagen Argentina presentó en el Salón del Automóvil Buenos Aires 2013 un nuevo Beetle, acontecimiento poco común en la industria automovilística teniendo en cuenta que el modelo original de esta gama – el ‘Escarabajo’ – es uno de los tres automóviles de más éxito de todos los tiempos con un volumen de ventas de 21,5 millones de unidades.

El equipo de Klaus Bischoff, diseñador de la marca Volkswagen, puso manos a la obra inspirado por el reto de crear un nuevo Beetle. La tarea de los diseñadores era la de reinventar un icono. Los diseñadores tenían muy claro lo que querían: retomar el concepto básico destacando la silueta del ‘Escarabajo’ original aún más que la del modelo New Beetle del año 1998 y conferirle unas proporciones muy dinámicas. Es interesante destacar el detalle de que varios miembros del equipo de diseño son propietarios de diferentes modelos Beetle. Incluso los jóvenes diseñadores de Volkswagen consideran el ‘Escarabajo’ como un automóvil de culto.

Así es como surgió en Wolfsburg el diseño final del Beetle– un moderno automóvil del presente que rinde homenaje al diseño de la “semilla automovilística” de todo el Grupo Volkswagen. Si se colocan el Beetle original y el nuevo Beetle en una sala uno al lado del otro y se iluminan solamente desde arriba, se podrá observar que las líneas que siguen la silueta del techo son prácticamente idénticas en la parte trasera. Resumiendo: el concepto estilístico del nuevo Beetle se basa en el diseño del ‘Escarabajo’ original.

Comparando los diseños del nuevo modelo y del New Beetle del año 98 se llega rápidamente a la conclusión de que “el nuevo” es completamente diferente. Klaus Bischoff señala: “El nuevo Beetle se caracteriza por una clara, enérgica y soberbia deportividad, así como por una serie de detalles como la mayor longitud del capot, la inclinación más pronunciada del parabrisas y las nuevas dimensiones, ahora más achatado y mucho más ancho, que en suma le confieren una dinámica completamente nueva”. Mientras que el New Beetle podía representarse mediante 3 semicírculos que simbolizaban el guardabarros delantero, el guardabarros trasero y el techo de cúpula ubicado sobre ellos, la geometría del nuevo modelo es completamente diferente. La silueta del techo es claramente más achatada siguiendo la pauta de diseño que se vislumbraba en el prototipo Ragster presentado en 2005 en Detroit – una especie de

Hot Road sobre la base del New Beetle. El nuevo Beetle es más atrevido, viril y dinámico.

Las dimensiones del nuevo Beetle, 1.808 mm (+ 84 mm) de ancho, 1.486 mm (- 12 mm) de alto y 4.278 mm (+ 152 mm) de largo, le confieren unas proporciones completamente nuevas; al aumentar la longitud del nuevo modelo aumenta también la tensión del techo, a su vez retrocede el parabrisas y la zaga sigue los contornos del ‘Escarabajo’ original. El nuevo centro de gravedad se sitúa ahora en la columna C. El equipo de desarrollo aumenta paralelamente los anchos de rodadura y la distancia entre ejes. Todos estos detalles le confieren al Beetle un aspecto más agresivo y musculoso.

El compartimento del motor del ‘Escarabajo’ original se convierte en el baúl del nuevo Beetle cuya tapa, de apertura hacia arriba, integra la luneta trasera. El baúl ofrece un volumen de carga de 310 a 905 litros, espacio más que suficiente para realizar grandes compras o largos viajes. Los faros traseros, ubicados en los laterales derecho e izquierdo de la tapa del baúl, ofrecen la inconfundible gráfica nocturna en forma de ‘C’ que viene caracterizando a todos los Volkswagen del momento. Como es habitual para todos los ‘Escarabajos’ y New Beetle, la forma básica de los faros traseros se integra de forma homogénea en el diseño de los guardabarros traseros expuestos. Los faros son de color rojo oscuro, exceptuando 2 pequeñas áreas blancas destinadas a los intermitentes y a las luces de marcha atrás.

Ergonomía y calidad – un Volkswagen.

La tercera generación del Volkswagen Beetle se caracteriza principalmente por una modificación completa de los parámetros ergonómicos y de los parámetros del diseño interior: si los conductores del ‘Escarabajo’ refrigerado por aire lo conducían desde una posición muy baja del asiento y los del New Beetle desde una posición más bien elevada, debido al posicionamiento avanzado del parabrisas, los conductores del nuevo Beetle experimentarán una sensación de conducir mucho más deportiva. Cada distancia se ha calculado con gran precisión: la mano izquierda se posa automáticamente sobre el área del volante situado por encima de la banda transversal, delante del cual se ubica, ligeramente desplazado, el interruptor de las luces. Siguiendo el ejemplo de los deportivos, la palanca de cambios se ubica siempre de forma intuitiva en la posición óptima para la mano derecha. Otra de las mejoras frente al New Beetle es el aumento del espacio circundante a la palanca de cambios que facilita un cambio de marchas más rápido durante la conducción deportiva.

Hecho a medida.

Los diseñadores prescinden del techo de cúpula que caracterizaba al modelo anterior, de 1.082 mm de altura, reduciendo la altura del interior del Beetle de cuatro plazas a 1.044 mm en el área delantera. La pérdida de altura, sin embargo, no supone ninguna desventaja, ni siquiera para los pasajeros de mayor estatura, ya que el habitáculo del New Beetle era conocido como ‘la catedral de los compactos’. El aumento de longitud del techo proporciona a los ocupantes una mayor sensación de amplitud que en el New Beetle. La altura del techo con o sin techo de cristal panorámico es de 942 mm, 10 mm más que el modelo anterior. Al mismo tiempo aumentan el espacio para las piernas de las plazas traseras a 831 mm y el ancho del habitáculo delante y detrás a 1.459 mm y 1.308 mm respectivamente.

Viajero.

El baúl ofrece un volumen de carga claramente mayor de 310 litros en lugar de los 209 litros que ofrecía el modelo anterior; rebatiendo el respaldo de los asientos traseros partidos el volumen aumenta incluso a 905 litros; el baúl puede ser cargado fácilmente a través del portón trasero de amplia apertura.

El ancho de carga entre los guardabarros es de 960 mm. La longitud del baúl con los respaldos de los asientos levantados es de 737 mm y de 1.493 mm con los respaldos rebatidos. Gracias a estos valores, el Beetle ofrece espacio suficiente para realizar largos viajes al lugar de vacaciones. Adicionalmente, el baúl dispone de prácticos ganchos para bolsas que ofrecen una gran utilidad cotidiana a la hora de realizar los grandes y pequeños transportes diarios.

THE BEETLE CABRIO

El nuevo Beetle Cabrio posee el incomparable carisma de las coupé y, al mismo tiempo, el clásico carácter individual, tanto abierto como cerrado, que evoca, inevitablemente, a la sobriedad atemporal del clásico Beetle Cabrio. El elemento que más marca el estilo individual del nuevo modelo es, indudablemente, la capota. A pesar de ser muy moderna, cuando está cerrada recuerda a los tiempos antiguos del automóvil, cuando todos los vehículos eran Cabrio. Cuando se abre, en sólo 9,5 segundos, convierte al nuevo Beetle Cabrio en un automóvil estival que derrocha buen humor. La capota cerrada convierte al nuevo Beetle en un versátil compañero durante todas las estaciones del año.

Dos colores, tres capas. Gracias al denominado “plegamiento K” de la capota, consistente en varias capas de tela impermeable de color “negro” o “beige nutria”, el sistema de techo completo se abre de forma muy compacta. El resultado es que el volumen del baúl de 225 litros es idéntico tanto con la capota abierta como cerrada. El forro del techo interior está hecho de espuma laminada. Con el fin de llevar las propiedades acústicas al nivel del Beetle con techo panorámico de chapa o transparente, entre la capa exterior y el techo interior se ha integrado una capa acolchada compuesta por fieltro de amortiguación.

La capota se acopla perfectamente incluso a gran velocidad. La base constructiva de la capota se compone del armazón plegable y del estribo de sujeción. El armazón de la capota está compuesto por un contracerco de techo frontal (punto de intersección con el marco del parabrisas), dos marcos del techo con obturaciones, el estribo de sujeción trasero desplazable, dos apoyos centrales a la altura de las columnas C imaginarias, cuatro contracercos de techo redondos (a los que se fija, asimismo, la capota de lona), una columna principal, como asiento de los contracercos redondos, y una luneta de cristal trasera calefaccionada. Gracias a las articulaciones del armazón de la capota de lona, la capa exterior se adapta perfectamente incluso a grandes velocidades. Detalle exclusivo: de igual modo que en el New Beetle Cabrio, el área de la carrocería y de la capota están divididas por una lámina cromada que discurre por debajo de la capota de lona y de las ventanas laterales.

Dimensiones y diseño

Proporciones deportivas. El nuevo Beetle Cabrio es 152 mm más largo (longitud total: 4.278 mm) y 84 mm más ancho que el New Beetle (ancho total: 1.808 mm sin retrovisores exteriores). Gracias a que la altura del Cabrio es 29 mm menor (altura total: 1.473 mm) y a sus llamativas proporciones, el nuevo Beetle ofrece un aspecto muy deportivo.

El nuevo Beetle se rige por el ADN de diseño de Volkswagen, estilo que se refleja en la gráfica horizontal del parachoques, en la entrada de aire frontal, en el diseño recto de los bordes del capot, en la concisa línea que discurre entre las columnas A y C y en los faros traseros. El diseño del nuevo Beetle Cabrio adopta todos los rasgos distintivos típicos del Beetle clásico y del New Beetle, lo que no es de extrañar, ya que, a fin de cuentas, fueron modelos como el Beetle alias “escarabajo” los que influyeron decisivamente en el ADN de diseño de Volkswagen. Algunos de los rasgos distintivos típicos del Beetle son, naturalmente, el conciso diseño de los faros, los guardabarros expuestos, la forma del capot, de los estribos y de los faldones, así como la posibilidad de integrar grandes ruedas.

Sistema de protección antivuelco invisible. Al igual que el New Beetle Cabrio, el nuevo descapotable de Volkswagen ofrece también de serie un sistema de protección antivuelco. Gracias a un profundo perfeccionamiento de la barra antivuelco invisible, ahora es posible equipar el Cabrio con un asiento trasero con respaldos partidos y rebatibles de forma simétrica, a pesar de los sistemas de protección integrados detrás de la misma, que facilita el transporte de objetos de gran longitud. El sistema antivuelco de serie se dispara hacia arriba en cuestión de milisegundos por detrás de los apoyacabezas traseros cuando se sobrepasa un margen de aceleración transversal predefinido. El mecanismo se controla mediante la unidad de disparo central del sistema de airbags. Gracias a la utilización de aceros altamente rígidos y de aluminio, la última versión de este sistema de protección antivuelco ofrece un peso menor en  aproximadamente un 50%, en comparación con otras soluciones similares.

Carrocería reforzada. El sistema de protección antivuelco forma parte de un amplio conjunto de medidas que garantiza el máximo nivel de seguridad pasiva también en los modelos descapotables. Algunas de las modificaciones específicas son un tubo rígido en el apoyabrazos de las puertas, columnas A reforzadas (chapa con 0,5 mm más de espesor) y perfiles de las estriberas especialmente resistentes. Las columnas A del Beetle Cabrio se componen de chapas conformadas en caliente y extremadamente resistentes. Entre otras muchas finalidades, estas características sirven como protección en caso de producirse colisiones frontales o un vuelco del automóvil. En caso de producirse una colisión lateral, las columnas B reforzadas, los travesaños del suelo y las puertas se convierten en los componentes estructurales más importantes. Las prestaciones de la seguridad pasiva se completan con airbags frontales y airbags laterales de cabeza-tórax. En comparación con el modelo coupé, el Beetle Cabrio pesa 114 kg más debido al conjunto de medidas de refuerzo y al sistema de protección antivuelco.

Extrema rigidez. Al mismo tiempo, las medidas de refuerzo de la carrocería mejoraron también la rigidez de torsión estática y dinámica. La frecuencia de torsión ofrece un excelente valor de 17,8 Hz. Por esta razón, el nuevo Beetle Cabrio no requiere equipar amortiguadores especiales, que normalmente se integran en otros modelos Cabrio.

COMENTARIOS